El sello de las almas


Imagen de la red


Cuando tú ya no sientas
que acaricio tu espalda
y que el beso encendido
no alimenta tus ansias;
y buscando no encuentras
mis manos en tus ganas,
cuando todo acontezca
más allá de la mañana,
recuerda que los cuerpos 
son solo circunstancias...
Si me piensas con fuerza,
si percibes mi estampa
recordarás aquello
que tantas veces dije:
-no me mate tu olvido-
no se esfumen tus anhelos,
todo es cuestión de tiempo,
quizás en una mañana
volvamos a encontrarnos
siendo tú otra dama,
siendo yo otro caballero.
Redescubriremos la eterna sonrisa

y el sello de la vida de ser siempre almas.

Quino © 2017
Derechos Reservados.