Caverna Humedecida





Imagen de la web




Cuando
la brisa salpica
y
el eco 
del viento 
rompe en olas, 
nuestra 
alma arrulla
como 
esos besos
(que fieles a sus reflejos)
proyectan 
el verano en armonía
- solidaria a su meseta-
se impregnan intempestivos,
-cual levadura de adagios y alegretos-
Y como timbales, 
encandilan 
la caverna humedecida.



Quino 2016

Derechos Reservados.