La Pereza




Imagen de la red



Hoy, he decidido, hablar sobre un tema que considero de vital importancia en los tiempos que vivimos. No es nada particular... simplemente es tratar de aclarar algunos puntos que sobre este pecado capital, se habla cada día, después de almorzar, en una cafetería, en una sala, en una clase, en la Universidad, etc...
Para ello, me pongo un poquito en la piel de los demás y deduzco en pequeños susurros, lo siguiente:

... ¡Qué mala es la PEREZA que nos convierte en presumidos individualistas con tal de no invertir en un tiempo compartido!


.... ¡Que mala es la PEREZA que nos impide leer de principio a fin, aunque sea un solo párrafo!


... ¡Qué mala es la PEREZA que nos produce hastío de escuchar algo o a alguien que no sea nuestra propia voz!


... ¡Qué mala es la PEREZA que nos prefiere ignorantes de pensamientos legítimos y tira de los "bastardos" del colega más cercano!


... ¡Qué mala es la PEREZA que ha puesto de moda el pragmatismo y el egoísmo más salvaje con tal de no hacer nunca colas!


Para unos un ¿pecado capital?, para otros un derecho a reivindicar y para otros en los que me incluyo, una verdadera torpeza que impide avanzar...

Como en todo, hay PEREZAS y PEREZAS...

No me refiero a momentos de "ocio" que nos ayudan a restablecer el equilibrio de una hiperactividad laboral... No..., no es lo mismo un rato de pereza que ser perezo@s como actitud vital...


Dice Fernando Savater "que la pereza es inactividad y falta de motivación en la cotidianidad":


"LA PEREZA es la falta de estímulo, de deseo, de voluntad para atender a lo necesario e incluso para realizar actividades creativas o de cualquier índole.

Es una congelación de la voluntad, el abandono de nuestra condición de seres activos y emprendedores..." Y sigue afirmando:

"Es perezoso quien renuncia a sus deberes con la sociedad, con la ciudadanía, quien abandona su propia formación cultural.

La persona que nunca tiene tiempo para leer un libro, para ver una película, para escuchar un concierto, para prestar atención a una puesta de sol.
Aquel que tiene pereza de convertirse en más humano." ... De hecho:

"En la Antigüedad, lo que se oponía a la pereza era la actividad, no el trabajo. Para un griego el trabajo era cosa de esclavos. Pero nunca hubiese dicho que era mejor la inactividad.

Aristóteles se hubiera horrorizado de saber que tendría que trabajar, pero también se hubiese escandalizado de saber que la pereza le impediría ponerse a pensar."

..............................


"En la actualidad se ve al trabajo como lo contrario a la pereza, pero claro, nosotros estamos obligados a trabajar.


Por ejemplo, en el siglo XVI, la gente consideraba que lo contrario a la pereza era levantarse temprano para ir a cazar, perseguir a las mozas y luchar contra el infiel.


Esas eran las actividades que había que desarrollar, no ponerse a construir una vivienda con argamasa o levantar la cosecha.


Los caballeros y los nobles despreciaban el trabajo, pero tampoco predicaban estar tumbados todo el día."


Y en este párrafo creo que se explica claro:


" El ocio, a diferencia de la pereza, es simplemente un tiempo que no se emplea en las cuestiones laborales.

Los romanos que lo inventaron hablaban de ocio y de negocio, el no-ocio.
El negocio era algo que tenía que ver con las necesidades.
Las personas que no están ociosas son las que atienden necesidades: se están lavando, peinando o trabajando en el campo.
En cambio el ocio significa dedicarse a lo que te gusta.
El ocio es simplemente lo que haces sin que necesiten pagarte por hacerlo, y el negocio es lo que haces para tener ingresos.
LA PEREZA es, en cambio, que tú no hagas NADA:
ni negocio ni ocio..."

Ustedes qué opinan?