RASGOS DEL ALMA





 Imagen de la red y texto de Quino ©