VENDIMIAR AMÁNDOTE






Hoy
bebimos
la pócima de la pasión,
la alternativa al respeto,
la espiga reina,
la amistad incondicional,
el abrazo al fuego
como sueño y recoveco.
El astro que alumbra
el tatuaje de tu piel
como los ojos de un paisaje
que eclosionan la vida.

Dejar caer
la mañana sobre la tarde,
a la tarde sobre la noche...
... rozar las sábanas
y tenderse  desnudos en la cama,
contemplando tu mirada
rutilante en el alma.
Prensar el corcho
y otra vez
-como siempre-
seguir
en vendimia amándote.



Quino ©
Derechos Reservados