COMO UN SOL DE MEDIANOCHE





foto made in Quino


En
mi pecho
se tejían avenidas
concurridas
por extraños
que
rodaban
entre ciudades
enredadas y tupidas.

Bebía
y
se inundaban
las calles aledañas
donde
dormían
mis mendigos
y las puertas
traseras expelían
las sobras
de un mal día.

yo
fui rata,
luego perro
en las aceras;
luego
la tristeza
de los transeúntes,
luego el ojo
que lo ve todo
desde
el último piso
del suicida
que
sobresale
apenas al corazón.

Y
te vi
deslizándote
sobre
las cabezas
como un sol
de medianoche
que
encauzó
toda su luz
a mi pupila;
y
soltó
su presa
la penumbra
y
regresé
a mi pecho
por la entrada
principal.
Me
senté
a la mesa
y degusté
todos tus platos,
entretanto
por las calles
los cuerpos
volvían al trabajo
en algún pecho lejano.

Fui … entonces
hombre entre tus brazos.


Quino ©
Derechos Reservados