SENTIDOS






Manos 
peregrinas 
del deseo 
buscan el templo 
de los sentidos 
donde 
los labios 
se funden 
en penitencia 
y 
las bocas 
se purifican 
bebiendo 
el cáliz sagrado, 
el deleite
de la mena
de grafito;
bendiciendo 
nuestra lujuria desatada…
Rezumando 
en gemidos lascivos 
que 
imploran al cielo 
la pasión 
que corre 
por nuestras venas...


Quino. 11/03/2014
Derechos Reservados