EL DESPERTAR DE CADA DÍA







¿Estoy despierto?
dime. Tú que sabes
como hiere la luz…
Como la vida
abre la rosa estremecida
de la mano de Dios.
¿Estoy despierto?
dime.  Tú que puedes
tener las llaves
¿Cómo entregas flores
en las profundidades,
si son parte de la inmensidad?

¡¡ Isla perdida !!

Hay un paraje
para acercar tus naves.
Telxínoe mía,
tesón de la cadena;
tibia huella de Dios
lozana arena
donde mi cuerpo de Ulises
se consolida.
Dime si estoy soñando
si parpadeas
cuando te veo;
si es la agonía

la espalda del deseo,
si es en ti donde se origina
la hermosura.

Quino ©
Derechos Reservados