LEMBRANZAS








De mil sueños atrás 
me llega una vieja manía
 
de besarte en cada esquina…
… de tenderte una trampa
 
para abordar tu desnudez
 
y buscar refugio
 
en tu rostro.

Ahora sé que eres tú… 
… ahora, cuando no te siento
 
cuando mis sentidos no te limitan
 
podríamos, gozar plenamente.

Si estuvieras aquí frente a este paisaje
de silencios y blancura, 
después de recorrer con la mirada
 las bajas nubes y las altas nieves; 
encontraría en tus ojos lo que busco.
 
Pero tu ausencia es ciega
 
y los ojos que añoro
 
al recordar
 
son retina de lo que evocan.


Quino ©