AMOR COMO ESENCIA DE VIDA






Aprendí,
que
lo difícil
no es llegar a la cima,
sino
jamás dejar de subir.
Aprendí,
que los
sueños brotan
para
hacerse realidad.
Aprendí,
que
de nada
sirve ser luciérnaga
si no
vas a iluminar
el camino de los demás.

Luego
Decidí,
ver
cada desierto
como
la oportunidad
de
encontrar un oasis.
Decidí,
percibir
cada noche
como
un
misterio a resolver.
Decidí,
tratar
cada día
como
una nueva
coyuntura de ser feliz.

Y desde
anoche,
dejé
de
ser un reflejo
de mis
escasas 
glorias pasadas
para
empezar
a ser
mi propia
tenue luz
de este presente.



















Safe Creative #1207021905447

Quino ©