No Me Sacio De Tí


No me sacio de ti,
De tus manos dibujando
Mariposas de mil alas en mi cuerpo;
De tu boca declamando
A mil poetas vivos y muertos;
De tu lengua paladeando
Mil sabores exóticos y ajenos
De tus oídos escuchando
Mis gemidos lánguidos y obscenos
De tu cuerpo penetrando
Cada rincón de mi figura…

Mi torso es arcilla
Y tus manos son torno
Que amasa, moldea,
Hornea, aprieta
Cual hábil artesano
La suave masilla
De mis sueños.

Cada vez que creo
Llegar al éxtasis máximo
Cierro los ojos y veo
La lujuria y el deseo
Pintados en tu rostro
Viril, conocido y a la vez nuevo,
Y me acomete de nuevo la pasión…
Contigo no hay límites
La vida es un gran juego
Donde mi corazón es la apuesta
Y mi cuerpo el tablero…
En el que no importa si gano o pierdo
Y un orgasmo es el trofeo.

La sangre se agolpa
En mis venas galopando
Como viento en popa,
Como colibrí volando.

El sudor baña nuestros cuerpos
Con un rocío de “esmerados afectos”
Me vuelvo aire, agua y fuego,
Tierra fértil, mujer y sueños.

De pronto tu gemido viril me alcanza
Penetrando la bruma en mi cerebro;
Te siento derramarte, palpitando,
Nuestros éxtasis son una alianza
De lujuria, pasión y deseo,
Y juntos vamos llegando,
Aterrizando en el mundo de nuevo.

Tus brazos ya laxos me abrazan,
Mi boca te alcanza en un beso,
Después de la tormenta se alza,
Un arco iris de paz sobre nuestros cuerpos,
Y nos miramos sin hablar
Comunicándonos desde dentro,
Sintiéndonos únicos en el mundo
Y creyendo en Dios…de nuevo.

Safe Creative #1104269072392

Quino ©