Obertura a una flor











Nadar hasta el confín
de la inmensidad del mar
pasear firme en la arena...
... Sentir la bruma serena.
Recalar entre nácares con tibieza
saborear burbujas de lujuria,
viajar circulando en elipses
admirar movimientos en rotación,
volar y peregrinar como golondrinas
transitar y empaparse de lluvia;
valorar y considerar el clima
regar el palmar de tus manos
como brisa de alegría.
No saber donde ir...
... Donde volver
Buscando esos besos húmedos
que avivan los latidos del corazón.
Los deseos cortados de raíz
antes de dar su flor...
Esa flor pura e inocente...
... Esos labios que quieren esa flor
cuyo puño, besado por la noche
Abre las puertas del olvido
Beso a beso.

Safe Creative #1102228556105

Quino ©