Con mis mejores aromas



En estas fechas tan entrañables os quiero dejar mi cariño navideño, deseándoos lo mejor para vuestro body and cuore y que revierta en todos los que os rodeen, tanto física como sentimentalmente. Para ello he seleccionado unas cuantas frases –que aunque de forma virtual- deseo de todo corazón sean reales como la propia vida.

La Navidad! La propia palabra llena nuestros corazones de alegría. No importa cuánto temamos las prisas, las listas de regalos navideños y las felicitaciones que nos queden por hacer. Cuando llegue el día de Navidad, nos viene el mismo calor que sentíamos cuando éramos niños, el mismo calor que envuelve nuestro corazón y nuestro hogar.

Que la lluvia de la felicidad te pille con el paraguas roto, que te empape plenamente y que salpique a todos los que están a tu alrededor.

Quisiera enviarte algo gracioso, increíble, tierno, sexi, salvaje, dulce, erótico y muy entretenido, pero lo siento, no puedo entrar por tu pantalla.

Que en estas fiestas la magia sea tu mejor traje, tu sonrisa el mejor regalo, tus ojos el mejor destino y tu felicidad mi mejor deseo.

Bendita sea la fecha que une a todo el mundo en una conspiración de amor.

La magia de la Navidad es la magia de las personas… como tú que haces que un año se pase volando…

La Navidad no es necesaria para vivir, pero contigo aumenta su valor mil veces.
Un puñado de turrón bastará para la Navidad, pero un puñado de tu amistad me alimentaría de por vida.

Que esta Navidad se convierta… Cada deseo en flor, cada flor en estrella, cada lágrima en sonrisa, cada corazón en dulce morada.

Si quieres un año de prosperidad, siembra trigo. Si quieres diez años de prosperidad, siembra árboles frutales. Si quieres una vida de prosperidad siembra amigos.

Si nieva dentro de ti durante todo el año, ahora en Navidad verás nevar desde tu ventana.

Ojalá pudiésemos meter el espíritu de navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año.

¡¡¡ FELICES FIESTAS !!!

Que vuestra estrella siga iluminado mi corazón ajardinado por siempre.

Quino.